Caso Accomarca….¿En el Olvido?

El Perú se ha caracterizado por la discriminación y exclusión social hacia diversos sectores de nuestra población. Y esto se puede apreciar claramente durante el Conflicto Armado que atravesó nuestro país, pues varios sectores de la sociedad civil permanecieron indiferentes ante la masividad de las violaciones a los Derechos Humanos que se producían en las zonas alto andinas y nativas del país. Indiferencia que coadyuvó a que la impunidad sea parte de la convivencia social.

Como se recuerda, el 14 de agosto de 1985 más de 69 pobladores de la provincia ayacuchana de Accomarca fueron cruelmente asesinados por efectivos militares, pertenecientes al Comando Político Militar de Ayacucho, que recibían órdenes del general Wilfredo Mori Orzo.

Según se ha comprobado, fueron cuatro patrullas las encargadas de concretar la matanza de Accomarca, siendo la compañía Lince 7, al mando del entonces subteniente Telmo Hurtado Hurtado, el autor directo del horrendo crimen que enlutó a decenas de familias.

 

                                                        Un atroz crimen estremeció Ayacucho…La comunidad de Accomarca, ubicada en la provincia de Vilcashuamán, fue escenario donde la sangre de los comuneros se entremezcló con balas, incendios y granadas por parte de los efectivos militares. La masacre dejó sesenta y nueve pobladores muertos. Este suceso se perpetró pocas semanas después de que Alan García Pérez asumiera  por primera vez la Presidencia de la República el 28 de Julio de 1985.
¿Pero que sucedió?(*)
Al recibir información de presencia terrorista en la comunidad de Accomarca (Vilcashuamán), el Jefe del Comando Político Militar de Ayacucho, Wilfredo Mori Orzo ordenó la elaboración de un plan cuyo propósito consistía en la captura y/o destrucción de elementos terroristas existentes en la quebrada de Huancayocc. De esta manera nace el denominado “Plan Huancayocc”
El 9 de agosto de 1985, efectivos del ejército llegaron a San Sebastián de Huamanmarca, distrito de Huambalpa, donde además de asesinar a ocho personas, saquearon y quemaron sus viviendas. En Lloclla, Huancayoc, Pitecc y Ahuaccpampa siguieron sus incursiones. Así, antes de retirarse a Vilcashuamán, habrían asesinado a Seferino Baldeón Palacios, Pelayo Quispe Palacios y Cornelio Quispe Baldeón.
En los días siguientes, las patrullas del Ejército continuaron ocasionando desmanes en Quinuas, Runcua y Pitecc, donde se encontraron con otras patrullas que llegaron de Vilcashuamán y Huambalpa. Entonces enrumbaron hacia Accomarca, adonde llegaron a las cinco y treinta de la tarde.
En la mañana del 14 de agosto, las patrullas del subteniente EP Telmo Hurtado Hurtado y la del teniente EP Juan Rivera Rondón -aproximadamente 25 efectivos- bajaron a Llocllapampa, ubicado a tres kilómetros de Accomarca. Ahí, bajo el pretexto de una asamblea, los militares reunieron a 69 comuneros en la plaza de dicho poblado.
Los agruparon en tres viviendas, previa separación de hombres, mujeres y niños: a los hombres los encerraron en la casa de Cipriano Gamboa, a las mujeres en la casa de César Gamboa y a los niños los llevaron a la casa de Rufina de La Cruz. Pero, tal como indican los testigos, las mujeres fueron llevadas previamente a una acequia en donde las habrían violado. Ello se deduce de los gritos que escucharon los comuneros mientras permanecían escondidos entre los matorrales.
Los militares acusaron a los pobladores de terroristas, ya que tenían referencias de que en Llocllapampa funcionaban dos escuelas populares y un centro de abastecimiento senderista, con municiones, alimentos y frazadas. Luego empezaron los disparos y tras ello, la desesperación. Las mujeres gritaban aterrorizadas, los ancianos pedían auxilio, los niños lloraban. Sin embargo los efectivos no cesaban en su accionar, por el contrario, procedieron a incendiar las viviendas y finalmente les lanzaron granadas.
A las cuatro de la tarde, los efectivos se retiraron. Los pobladores que habían logrado escapar regresaron al lugar y observaron la horrible escena: 39 adultos y 23 niños ejecutados.
Pero la masacre aún no había terminado. En las semanas siguientes fueron asesinados varios testigos del múltiple crimen con el evidente propósito de ocultarlo y sustraer a los responsables de la acción de la justicia.
Así, el 8 de setiembre, efectivos militares mataron a Brígida Pérez Chávez y a su hijo Alejandro Baldeón, testigos de la matanza de Accomarca. Al día siguiente, efectivos el ejército del cuartel de Vilcashuamán detuvieron a Martín Baldeón Ayala, de 66 años de edad y lo llevaron a la base de Vilcashuamán. Diariamente, su esposa Paulina Pulido Palacios acudía al cuartel para entregarle alimentos. Pero el 16 de setiembre fue detenida. Nunca más se supo del paradero de ambos.

La investigación
El 11 de setiembre de 1985, el Senado nombró una comisión investigadora presidida por Javier Valle Riestra que tenía como propósito, investigar las matanzas de Pucayacu y Accomarca.
Como parte de sus indagaciones la comisión senatorial entrevistó al subteniente Telmo Hurtado en el cuartel “Los Cabitos” (Ayacucho). Hurtado no mostró arrepentimiento alguno por lo ocurrido e incluso llegó a justificar el asesinato de niños aduciendo que los comunistas iniciaban el adoctrinamiento de sus seguidores desde muy temprana edad.
El 12 de octubre, la comisión investigadora emitió su informe final. Concluyó que en el caso Accomarca-Llocllapampa, se perpetró un delito común y no castrense, que es probable que la cifra de víctimas fuera de aproximadamente 69 y que no se demostró si hubo violación sexual. Asimismo, indicó que era necesario estudiar si los autores materiales actuaron en virtud de órdenes verbales o si sus acciones respondieron a la formación recibida.

Acciones Judiciales
El 17 de setiembre, el fuero militar abrió instrucción contra el Sub Teniente Telmo Hurtado y otros militares por abuso de autoridad y homicidio en agravio de 69 civiles fallecidos en Accomarca. Simultáneamente, el juez instructor ad hoc abrió instrucción por homicidio calificado.
Pese a que la responsabilidad de los altos mandos y mandos intermedios estaba clara en la matanza de Accomarca -en tanto era producto de la política dirigida desde el Estado a través del Presidente de la República y los altos mandos del Ejército y Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas- el caso fue ventilado en la justicia militar por decisión de la Corte Suprema, en marzo de 1986. En ese fuero, Telmo Hurtado fue absuelto de los delitos de homicidio, negligencia y desobediencia, y sólo fue condenado -por abuso de autoridad- a seis años de prisión y al pago de 500 soles por concepto de reparación civil a los deudos de las víctimas. El resto de efectivos militares fue absuelto.
Siete años más tarde, el Consejo Supremo de Justicia Militar, confirmó la sentencia y la reparación otorgada. Para entonces Telmo Hurtado ya ostentaba el grado de capitán. Posteriormente, en mayo de 1999, la prensa informó que Hurtado laboraba normalmente en la Sexta Región Militar del Ejército y que incluso ya había ascendido a mayor.
Todas las reacciones y acciones de las Fuerzas Armadas y del propio presidente Alan García -quien ofreció modificar la política subversiva pero los posteriores atropellos y violaciones a los derechos humanos comprueban que no lo hizo- se dirigieron a encubrir los hechos y a encontrar un chivo expiatorio -Telmo Hurtado- quien pese a su responsabilidad en el caso no es el único implicado. Los altos mandos y mandos intermedios, así como todos los que participaron en la planificación, coordinación, ejecución y encubrimiento de este crimen de lesa humanidad tienen una deuda pendiente con la justicia y con la nación.

(*)Fuente: http://www.aprodeh.org.pe/

Cris Bautista-Miembro de la Clínica Jurídica de Acciones de Interés Público 

 

 

1 comment so far

  1. ana luisa tocre salas on

    seguramente eran angelitos los de acomarca, no señores habían muchos pobladores que sembraron el terror en nuestras familias, no solo en lima, en cusco, en aycucho en el norte, que ya no recuerdan?????? mas de 40 coches bombas, mataron a maria elena moyano, a muchas lideresas valientes trabajadoras . no sinverguenzas que con este pretexto quieren cobrar indemizaciones injustas, nos fregaron la vida, nos fregaron el futuro y el actual presente, agradezcan que dios se llevó a sus familiares pues ahora serían mas que terroristas, habia que detener tanta matanza, no con caericias ni palabras, era con violencia y dureza, telmo hurtado pudo ser cualquiera de nuestros hijos, hermanos o padres, gracias a personas como el que están ya miertos en vida hace años, o creen ustedes proterrucos que un policia o militar de esa época puede dormir?????????? no!!!!! jamás tendran paz y eso por defender la paz, la tranuilidad, que pasa que ya no sabemos diferenciar el horror del terror que los seguidores del desuiciado de abimael inspiró en familias peruanas, en todas las familias, no solo de los campesinos, en todo lado, gracias a militares y a fujimori tuvimos años de tranquilidad y seguimos sufriendo ya basta de no recono0cer a los militares que son los únicos que salieron a defendernos o ya no se acuerdan que saliamos de casa y no0 sabiamos si regresariamos??????????yo si recuerdo, yo tengo memoria y tambien en la cantuta habian terroristas, esa hermana que ha cobrado dinero por el terruco muerto y en barrios altoa claro que había mas de un terroristas, justos pagaron por pecadpores es el costo no jodan ahora con derechos humanos y qué de mis derechos cuando escuché 15 explosiones, eso era terror, horror!!!!!!!!!!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: